Día Internacional de la Fraternidad Humana

04/02/2021

por Sumá Fraternidad

Comentarios: 0

Categoría: Noticias

Hoy 4 de febrero se celebra por primera vez el “Día internacional de la Fraternidad Humana”, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidad durante su 75° sesión plenaria.

La elección de la fecha surgió a partir de la firma del “Documento sobre la hermandad humana para la paz mundial y la coexistencia común” por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyib el 4 de febrero del 2019.

«La diversidad cultural y la libertad de creencias son parte del rico tapiz de nuestras civilizaciones; – explica en su mensaje António Guterres, Secretario General de la ONU – al conmemorar el Día Internacional de la Fraternidad Humana, comprometámonos a hacer más para promover la tolerancia, la comprensión y el diálogo cultural y religioso».

Desde Sumá Fraternidad esta no es una fecha más, ya que como nuestro nombre lo indica, la fraternidad es el valor que guía nuestro trabajo. Para nosotros, fraternidad es pasar de trabajar PARA el otro a trabajar CON el otro. Es un ingrediente que hace la diferencia en la transformación social.

¿Cuál es la novedad que, en el 2021, trae esta Primera Jornada de la Fraternidad?

En un artículo de United World Project, Osvaldo Barreneche, Profesor titular ordinario de Historia de América Latina y director de la cátedra libre “Sociedad, Política, Fraternidad” en la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, comparte cuál es para él la novedad de esta fecha:

“Tanto en ámbito privado como en el espacio público, la palabra Fraternidad ha tenido un largo recorrido histórico con diversas interpretaciones. Muchas religiones del mundo la incluyen entre sus vocabularios y enseñanzas. Junto a la Libertad y la Igualdad, la Fraternidad integra el tríptico de la Revolución Francesa de 1789, con todo lo que ello ha implicado en el pensamiento político moderno. El Socialismo y el Marxismo le dan una centralidad particular dentro de su visión del mundo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 la menciona explícitamente en su artículo primero. Y así podríamos seguir.

Entonces, ¿Cuál es la novedad que, en el 2021, trae esta Primera Jornada de la Fraternidad? Lo nuevo es la resignificación conceptual del término y su potencia, que se traduce en múltiples experiencias que cambian para bien el orden de las cosas.

Los estudios de la Fraternidad, en su dimensión política, aportan ideas innovadoras a partir de las cuales se pueden sentar las bases para una genuina y profunda transformación de un mundo globalizado y acechado por las pandemias, los cambios climáticos y el sistema desenfrenado de acumulación de riquezas en pocas manos. En ese sentido, por ejemplo, propiciamos la Fraternidad Pluriversal (en lugar de Universal), que incluye a toda la Humanidad, pero en el respeto y valoración de sus diversidades.

Más allá de la nueva densidad semántica de la Fraternidad, su mayor contundencia está en el territorio de las prácticas y de las experiencias. El Papa Francisco la acaba de colocar de nuevo en el centro de la escena global, a partir de su reciente Encíclica Fratelli Tutti. En el ejemplo central del documento, el del “Buen Samaritano”, queda claro cómo la Fraternidad puesta en acción transforma para bien las cosas, inclusive a partir de episodios traumáticos y dolorosos, como el que da origen a la conocida Parábola.

¿Qué presupone, entonces, poner en luz la Fraternidad en esta Primera Jornada? Un desafío, pero también una esperanza. Nada menos.”