Saber rendir cuentas

06/10/2011

por Sumá Fraternidad

Comentarios: 0

Categoría: Búsqueda de Fondos

Ayer pude participar de la presentacióndel capítulo argentino de Rendir Cuentas, en la Fundación Navarro Viola. Duró nada más que una hora y no hubo tiempo para una ronda formal de preguntas y respuestas, pero fue muy interesante. Voy a compartir mis apuntes, necesariamente sintéticos y parciales, y luego algunas impresiones al margen.

  1. Con respecto a los apuntes.
  • Sacando información de su misma página, se lee: “Somos un conjunto de organizaciones de la sociedad civil de América Latina y el Caribe que hemos unido fuerzas para promover la transparencia y rendición de cuentas. Buscamos instaurar prácticas sistemáticas de autorregulación, a través del aprendizaje mutuo, de la transferencia y adopción de estándares voluntarios y comunes.”
  • La iniciativa es integrada por 25 organizaciones de seis países de América Latina y el Caribe que trabajan para la identificación, análisis, sistematización y difusión de buenas prácticas de las organizaciones de la sociedad civil en transparencia y rendición de cuentas; asimismo, promueven prácticas de autorregulación de las organizaciones de la sociedad civil, a través de la adopción de estándares voluntarios y comunes de transparencia que se irán insertando en su cultura organizacional.
  • Las principales organizaciones que desde 2010, a través de una mesa promotora, impulsan esta campaña en la Argentina son: Fundación Cambio Democrático, Fundación SES, HelpArgentina, Poder Ciudadano y Red Argentina para la Cooperación Internacional. Actualmente, se está intentando federalizar la iniciativa, llegando a distintas provincias del Interior del país a través de la cooperación con “organizaciones nodos”.
  • Alejandra Solla, Directora Adjunta de la “Fundación SES”, explicó que con frecuencia las ONGs se preguntan para qué y para quiénes es oportuno rendir cuentas; sin embargo, si una ONG posee una misión pública, es importante que difunda información adecuada acerca de lo qué hace, con cuáles recursos y provenientes de cuáles entidades financiadoras. Rendir cuentas facilita la confianza y la transparencia de los financiadores, porque muestra el equilibrio existente entre la acción y el gasto de recursos, pero también refleja un derecho por parte de todos los ciudadanos estipulado por ley en la Argentina. Por otro lado, Solla reconoció que adoptar prácticas estandarizadas de rendición de cuentas puede ser un tema complejo para organizaciones chicas: esta iniciativa justamente nació para acompañarlas y facilitarles, en la medida de lo posible, este trabajo de reorganización interna.
  • Hernán Charosky, Director Ejecutivo de “Poder Ciudadano” aclaró que estamos todos acostumbrados a aplicar el concepto de transparencia a un Estado o al mundo de la política en general, pero que todavía no se han desarrollado metodologías que permitan aplicar este mismo concepto a las organizaciones de la sociedad civil. También es legítimo que la gente pregunte quiénes son los financiadores de una ONG y hasta qué punto estos financiadores tienen influencia sobre el accionar de la misma ONG. Por lo tanto, asumiendo el postulado que no es conveniente para una ONG apuntar a “exponerse lo menos posible” sobre este asunto, Charosky hizo énfasis en el hecho que la iniciativa Rendir Cuentas ofrece datos duros al respecto.
  • Por su parte, Roberto Germino, dio a conocer las inquietudes que hace tiempo se comparten e intentan resolver en la Mesa de Trabajo para la Mejora del Marco Legal y Fiscal de las Organizaciones de la Sociedad Civil. La Mesa identifica cuestiones que impidan el funcionamiento eficiente de las ONGs en la Argentina, e intenta resolverlas a través de propuestas de cambios legislativos, trabajo de cabildeo y la presentación de ejemplos legislativos provenientes de otros países. Una razón de ser de esta Mesa es que no vale la pena hacer todo un trabajo de acompañamiento a una ONG para que “ponga al día sus papeles” si al poco tiempo se ve obligada a volver a la informalidad visto que el marco legal y fiscal le es insostenible. Por otro lado, los cursos de capacitación al final del día terminan sirviendo solamente para concientizar a los participantes de las reglas administrativas que no pueden respetar, porque, aunque sea cierto que son muy eficientes al momento de cumplir su misión institucional, estas organizaciones no poseen una estructura administrativa adecuada y tienen una incertidumbre tan alta en el ingreso de recursos que no pueden animarse a contratar personal en blanco. Germino estimó en su ponencia que pueden existir unas 100mil ONGs en la Argentina, y que sólo un 10% aproximadamente, puede rendir cuentas de manera formal: las otras, entonces, no pueden acceder a los fondos de la cooperación internacional, porque ésta requiere el cumplimiento de cierto requisitos. También recordaba sobre este tema que la llegada de recursos a una ONG se basa sobre la confianza, porque ésta no es que una intermediaria entre los donante y las poblaciones meta. Vistos los beneficios que el Estado recibe de las ONGs, entonces, sería oportuno que éste favorezca un marco legal y fiscal adecuado para su funcionamiento y que, más bien, evalúe las ONGs en base al cumplimiento de su misión.

  1. Acerca de mis impresiones.
  • Llegando al evento, me imaginaba más ponencias sobre “cómo” rendir cuentas, dando por descontado que el tema del “porqué” ya estaba resuelto. Pero, evidentemente no lo es. Coincido con los ponentes de que mantener un flujo de información transparente y auditable con los financiadores (activos y potenciales), y además que con la ciudadanía en general, es algo altamente deseable. Independientemente del alcance de mi poder de decisión, si soy administrador de plata ajena me parece obvio demostrar que la utilicé de la mejor manera posible. Según mis personales criterios, una entidad financiadora “presta”, y no dona recursos a una ONG para que encare un determinado problema; más allá de que pueda exigirla de vuelta o no, la ONG queda como simple prestadora de servicios entre el financiador y la comunidad receptora que gradualmente debería hacerse cargo de la resolución de sus propios problemas.
  • El tema del marco legal y fiscal es muy álgido, especialmente si el Estado te trata (para ciertos aspectos) como una empresa con fines de lucro pero en un marco de incertidumbre en la captación de recursos que te impide planificaciones a largo plazo. En el post anterior, justamente venía hablando de la necesidad de apuntar a iniciativas sustentables en el tiempo; y es verdad que además de las deficiencia propias, la legislación argentina a veces no ayuda. Existe el tema de la documentación (libros rubricados, balances al día, …), pero no es para menos la contratación de personal en blanco (en relación de dependencia a o a través del monotributo). La sensación es que evidentemente no se ha llegado todavía a elaborar medidas satisfactorias que permitan luchar contra el trabajo en negro, el lavado de dinero, etc. sin obligar las ONGs a operar, al menos parcialmente, en la informalidad.
  • También tengo que decir que no creo mucho, como un expositor hizo en su ponencia, que haya tanta dicotomía entre el cumplimiento de la misión institucional y de las normal legales o fiscales. Me permito dudar que una ONG puede ser tan eficiente en encarar adecuadamente problemas sociales tan complejos (salud, educación, empleo, etc.) sin dotarse de una estructura administrativa mínimamente consolidada, pero reconozco que es una simple opinión basada en mi (limitada) experiencia. Que no se pueda cumplir con todo lo puedo entender, pero también sé que no es tan complicado hacerlo con buena parte de los requerimientos. Es cierto que, entre sus objetivos de desempeño, una ONG tendría que asumir la sensibilización de profesionales (abogados, contadores, etc.) que presten servicios de manera voluntaria o a honorarios razonables.
  • Aquí sería necesario también tocar el tema de la relación Estado-Tercer Sector. Si es verdad que el Estado recibe un beneficio de la labor de las ONGs porque cubre necesidades que él no logra satisfacer, entonces debería facilitar su trabajo. Es un tema a retomar para el futuro.