Una década de trabajo fraterno y colaborativo junto a las organizaciones sociales

06/10/2021

por Sumá Fraternidad

Comentarios: 0

Categoría: Noticias

Cuando en el año 2011 el Movimiento de los Focolares en el Cono Sur decidió abrir una oficina de proyectos para brindar herramientas, acompañar y fortalecer las capacidades de sus obras sociales en América Latina, poco podíamos imaginar lo que implicaría esa aventura. 

El primer nombre del proyecto fue OGesPro (Oficina de Gestión de Proyectos) e inició sus actividades con un mapeo de las iniciativas sociales y un blog de herramientas de gestión para ONG. En el año 2013 toma el nombre de Sumá Fraternidad y lanza su plataforma de crowdfunding, entre las primeras surgidas en el continente y la primera en focalizarse en el financiamiento colectivo para proyectos sociales. 

A partir de 2015, surgen los “bailes” (para nosotros nuestros servicios se mueven siempre al ritmo de las OSC), es decir los nombres de sus programas: TANGOs, un programa de asistencia técnica y fortalecimiento para ONG que pronto iniciará su tercera edición; CONGA (Conectando ganas de actuar) para acompañar técnicamente los primeros pasos para sostener, formalizar iniciativas sociales, y por último MILONGA, el programa de voluntariado internacional intercultural, formativo y fraterno, co-gestionado con New Humanity y tres oficinas regionales para los 5 continentes, que este año cumple  5 años de trabajo y por el que ya pasaron más de 200 voluntarios.

Crecer siempre implica desafíos, la pandemia en este último tiempo fue uno de ellos. Desafío que nos llevo a buscar nuevas formas de acompañar a las ONGs cuyas necesidades y servicios se vieron fuertemente incrementados por la crisis. Más allá de ayudar en lo material, redescubrimos como oficina la importancia de poner primero a la persona antes que los servicios y  los proyectos. Acompañar con la escucha y sobre todo desde lo humano brindando distintos espacios de contención y compartir fraterno que multiplicaban las ganas de participar. 

Durante todos estos años hemos tenido el privilegio de tomar contacto con muchas organizaciones sociales de toda América Latina y el Caribe, de ser uno de los animadores principales de la Red UNIRedes, con la convicción que el trabajo en RED une fuerzas, sueños , posibilidades concretas de transformación social caminando juntos.

Ya con 10 años en su haber Sumá Fraternidad funciona hoy como una oficina técnica que brinda a personas y organizaciones herramientas para potenciar su compromiso social y fraterno en Latinoamérica mediante cursos presenciales y módulos de formación personalizados, además de continuar poniendo a disposición herramientas profesionales, de acceso virtual y gratuito, sobre gestión, búsqueda de fondos y comunicación.

En esta primera década, pasaron por sus programas y capacitaciones más de 80 organizaciones de 8 países de Latinoamérica, se financiaron y concluyeron más de 30 proyectos y fueron impactadas más 10 mil personas. Pero lo que quizás no se logre contabilizar en este resumen de estos 10 años de trabajo son los obstáculos superados, los aprendizajes de cada proyecto, los procesos colectivos e individuales, las experiencias vividas que hicieron (y continúan haciendo),cada vez más profunda la convicción que la fraternidad es el ingrediente que hace la diferencia en los procesos de transformación social y que la construcción de un mundo más unido será siempre el objetivo de esta oficina.

Fueron muchas las personas que en estos 10 años pasaron por Sumá Fraternidad y muchas las organizaciones que dejaron su huella y contribuyeron a transformar este proyecto en lo que hoy es. Queremos agradecer a quienes fueron y son  parte de este camino y las organizaciones que confían en Sumá Fraternidad con sus proyectos. 

Empezamos estos festejos con nuevas iniciativas, fortaleciendo los proyectos que llevamos adelante, pero sobre todo con la alegría y las ganas de continuar llegando a nuevas organizaciones, nuevas comunidades, nuevas personas con quienes llevar adelante nuestro objetivo de construir un mundo más fraterno, más humano, más equitativo, más justo. 

Estamos seguros que nos seguirán acompañando en esta nueva década que comenzamos.

*Esta nota fue publicada en la revista Ciudad Nueva de octubre 2021