Una RED co-productora del Bien Común

18/10/2016

por Sumá Fraternidad

Comentarios: 0

Suma Fraterndad  Visito al IVG

Del 18 al 25 de setiembre visitamos el IVG (Instituto Pe Vilson Groh) y el trabajo pastoral que realiza hace más de 30 años el Padre Vilson GRoh en la periferia de Florianópolis, con el propósito de conocer y aprender más de cerca el trabajo en ésta RED con alto impacto social.

El Instituto hace más de 5 años nuclea 7 organizaciones sociales que trabajan con niñez, adolescencia y juventud y con poblaciones en situación de vulnerabilidad. Algunas de éstas organizaciones con 30 años de historia y muchas de ellas ya venían trabajando juntas, pero que gracias a la creación del instituto optimizaron costos, mejoraron su su sustentabilidad y principalmente potenciaron su incidencia en el territorio .  El trabajo consiste en apoyo técnico, capacitaciones, asesoramiento legal – contable, buscar fondos, prestar servicios y proyectos que contribuyan al fortalecimiento de los movimientos sociales, organizaciones barriales, incidencia pública, a la defensa y promoción de los derechos, a la construcción de ciudadanía. Un profundo trabajo de articulación del Bien Común. Su lema principal “Fortalecer la corriente del Bien”

Cada una de las organizaciones tiene su propia identidad, su propia historia, son centros educativos, culturales, de acogida y de participación ciudadana. Cada uno en busca de sus objetivos específicos, pero todos compartiendo valores y la conciencia de que su tarea tiene un impacto social y político en el territorio. Con la coordinación del instituto, todo este trabajo es fortalecido, articulado y por lo tanto también con gran incidencia en políticas públicas.

Todo el trabajo de éste instituto se basa en un eje principal al que denominan “Co-producción del Bien Común”, que busca articular e incidir a través del diálogo con distintos actores. Por lo tanto se trata de una RED que trabaja en RED con otras organizaciones, y que constantemente teje nuevos lazos para unir esfuerzos y compromisos. Una de las iniciativas más recientes está vinculada a trabajo con las personas que viven en la calle, hay varios grupos que diariamente ofrecen un plato de comida caliente para quien vive en la calle, la propuesta es unir esfuerzos para que el estado ejecute en forma efectiva las políticas que ya tienen definidas, y al mismo tiempo articular propuestas que vayan más allá del plato de comida, como por ejemplo mejorar la situación laboral entre las varias acciones que serían necesarias. Otra de las iniciativas de las que IVG es fundador es el movimiento Floripa te quero bem!, un conjunto de organizaciones que se movilizan en varios segmentos de la población para contribuir y comprometer al poder público en una agenda común, metas en varias áreas como salud, educación, movilidad, niñez,  que contribuyan a construir una ciudad más solidaria y sustentable. En la reciente campaña a prefeito, todos los candidatos se comprometieron a asumir como propio el plan de metas.

instituciones-ivgivg-2

Todo este mega trabajo tiene un importante impacto local, como también a nivel global, ya que beneficiarios directos a través de las organizaciones del IVG son más de 5.000 jóvenes, niños, adolescentes, adultos de la Gran Florianopolis, con el trabajo de más de 300 colaboradores, y más de 400 voluntarios. Pero no la tarea no se queda allí, su trabajo con otras organizaciones beneficia a toda la comunidad del Florianopolis. El impacto también va más allá del océano, a través de un proyecto de colaboración con escuelas de Nueva Guinea, en la región de Empada apoyando a 6 instituciones educativas para estructurar el desarrollo a través de bolsas de estudio, kits de materiales escolares y alimentación para ampliar las oportunidades de los niños y adolescentes.

Es muy difícil resumir en pocas palabras la infinita riqueza que contiene éste trabajo institucional, porque todo éste desarrollo está animado por un gran compromiso lleno de valores y de un fuerte espíritu evangélico en acto. Una experiencia que ha sido capaz de generar nuevos espacios para el desarrollo a través de los vínculos, a través del encuentro con cada persona, sea esta un habitante de la calle, un niño, un funcionario público, un educador, un empresario, cada encuentro fue generando vínculos que han ido fortaleciendo el tejido social en la periferia de Florianópolis, célula viva de un tejido, una comunidad que mira a la dignidad de cada persona.

Se percibe una cultura institucional muy fuerte, capaz de articular tareas y obligaciones, y al mismo tiempo el encuentro con cada persona, allí cada persona está al centro, podría decirse que se da un interesante equilibrio entre carisma e institución. Todo fruto de un consciente proceso de co-participación, todos son miembros constructores protagonistas de la transformación. De una conversación del Padre Vilson con un grupo de educadores, se pone en evidencia la manera en la que se da dignidad a cada tarea y el significado que se le asigna más allá de la simple práctica cotidiana. Es una mirada del trabajo que dignifica a la persona y permite que se apropie del trabajo, del proceso institucional, y por lo tanto de la transformación  que se genera, reflexionando incluso sobre la importancia de la incidencia pública. Pedagogía de Freire es una gran inspiradora de éste proceso., educar es un acto político, un construcción colectiva fruto de la escucha colectiva. Cada acto tiene una doble dimensión, cada buena acción cotidiana es al mismo tiempo constructora de la transformación y el gran bien común que se desea construir.

Otra de las riquezas de esta experiencia es el puente entre periferias que esta organización genera, a lo largo de éstos años son muchos los empresarios que en primera persona se han involucrado en sostener esta red de acción, no sólo con recursos económicos, sino en primera persona tomando contacto con la población que el IVG beneficia, incluso al frente de las distintas organizaciones que nuclea la RED IVG. El mundo del rico y el mundo del pobre sufren, un por exceso de bienes con falta de sentido y el otro por su falta de acceso a bienes y derechos. En este camino de construcción colectiva, de escucha colectiva un puente de esperanza se ha construido, en el que realmente todos son protagonistas. Un camino de don recíproco, de la construcción de “vínculos que transforman” como nos gusta caracterizar aquellas acciones sociales atravesadas por la fraternidad en acción.

Acciones como estas son una respuesta de esperanza frente a éste gran desafío que es el Bien Común que es tan local como Global, acciones que necesitan lo que Chiara Lubich denomino hombres y mujeres mundo, capaces de acoger en su corazón todos los tesoros de los demás, y que también logra donar sus tesoros. Personas a las que una ciudad les parece demasiado poco y ponen su mirada más lejos en su patria, en la del otro, que miran al mundo.

Conocer y aprender de experiencias como esta, da mucha esperanza, seguramente no es algo mágico, obstáculos en el camino seguro no han faltado, faltan y faltarán; pero sin dudas un gran testimonio, hacer de cada dificultad una oportunidad para seguir creciendo y construyendo! Tejer redes no es fácil, pero es necesario, y es a través de los vínculos que nudo a nudo se va conformando el entramado del Bien Común!